Y en esta esquinaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa | Fabuestereo 88.1

Y en esta esquinaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

Y en esta esquinaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

Todavía recuerdo cuando mi papá me llevó por primera vez al Gimnasio Teodoro Palacios Flores para ver una función de lucha libre profesional. No tenía idea de lo que mis ojitos de niño presenciarían. Desde que llegamos la gente estaba encendida. Cuando alguno gritaba: “¡¡¡Arriba los rudos!!!”, todo el lugar se llenaba de chiflidos y entre el barullo se escuchaba alguna expresión popular que por razones obvias no puedo escribir. Había vendedores que ofrecían de todo: “Hay panes, hay panes”; “hay aguas, hay aguas, hay aguas”; “helaos, helaos, helaos”; “máscaras del Santo, de Blue Demond”. Pero sin dudarlo, las más apetecidas por todos los güiros eran las del Rayo Chapín y El Cirujano. De pronto subió al escenario el presentador y grito: “Damaaaaaaaaaaaaassss y caballerooooooooooossssssssss. Bienvenidos para presenciar las eliminatorias para encontrar al primer Champion Du Monde”. A partir de ese instante todo fue acción, emociones, trajes coloridos, patadas voladoras, piquetes a los ojos, quebradoras y recuerdos que nunca se borrarán de mi memoria. Vi desfilar ante mis ojos al gran Bill Martínez de Colombia, a Joe Soto de Perú, Coloso Colossetti de Argentina, Dorrel Dixon de Jamaica, Gran Hamada de Japón, Joe Polardy de U.S.A. y a los extraordinarios Mil Máscaras, Dr. Wagner y Tinieblas de México. Por Guatemala participaron El Cirujano, a quien El Tigre Colombiano Bill Martínez, trató como quiso y lo venció inobjetablemente en pocos minutos. Sin embargo, sacó la cara por nuestro país el legendario Tigre de Chiantla, el inigualable José Azzari. No recuerdo exactamente a quién enfrentó, pero con su experiencia en lucha olímpica y en vale tudo mesmo (artes marciales mixtas en la actualidad), salió victorioso. El gimnasio literalmente se cayó cuando el referí le levantó la mano y lo declaró oficialmente como ganador. Terminó la función y regresamos a la casa. No dormí como en tres noches. Durante el mes que duró el torneo le seguí la huella a través de la revista Lucha y de un programa que se llamaba Lucha Libre en Televisión. De los 16 gladiadores participantes llegaron a la gran final Mil Máscaras y nuestro José Azzari. Con mi papá la vimos por televisión. Fue muy emocionante. Todos pensábamos y queríamos que el Tigre de Chiantla ganara, pero el musculoso enmascarado de las mil capuchas fue mucha pieza para Chepe. A lo lejos recuerdo que Azzari salió fuera del ring y ese fue el momento que aprovechó el mexicano para surcar los aires desde la tercera cuerda y planchar al chapín. El cinturón de Champion Du Monde se fue para México. Años después Azzari recuperaría el cinturón y reinaría por mucho tiempo como el indiscutible campeón mundial de peso completo.
Aunque no me lo crea de vez en cuando todavía me parece escuchar:
“Y en esta esquinaaaaaaaaaaaaaaaaaa”.

Y en esta esquinaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Y en esta esquinaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Y en esta esquinaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Temas: