Ocurrió hace medio siglo... | Fabuestereo 88.1

Ocurrió hace medio siglo...

Ocurrió hace medio siglo...

Eran las tres de la mañana del 31 de marzo de 1967. Dentro de una humilde casita de la ciudad de Zacapa se oyó la voz asustada de una joven mujer: “¡¡¡Nelson, levántate que me está saliendo agua!!!” Era mi mamá, Miriam Leticia, que a sus 19 años rompió fuente. Nelson Horacio, mi padre, salió corriendo entre la obscuridad de las calles para buscar al doctor del pueblo. Mi abuelita, madre de mi madre, salió a tocar desesperadamente las puertas de las casas vecinas para pedir ayuda. Mi mamá palpó y se dio cuenta que el bebé había coronado. Mi abuelita, Doña Mery, llegó con un señor que todavía estaba medio somnoliento y rápidamente cargó con facilidad a mi madre. Subieron al “picopón” y se dirigieron hacia el hospital. Mientras tanto una jauría de “chuchos” callejeros perseguía a mi papá entre las calles, ladrando y mordiéndole los camotes. Cuando llegó a la casa del doctor resultó que éste andaba de turno en el hospital. De nuevo mi papá emprendió carrera rumbo al nosocomio seguido, como era de esperarse, por el “chucherío” que no dejaba de morderlo. Cuando al fin llegó, mi abuelita le dijo: “Mijo, no tenga pena. La Miriam está adentro con el doctor y parece que el bebé ya va a nacer”. Me cuentan que los minutos se hicieron eternos. En la sala de partos mi mamá dice que solo se recostó y que cuando el doctor le pidió que pujara apenas hizo el esfuerzo de un estornudo y yo salí de una vez. Me ha repetido muchas veces que no sintió ningún dolor. Cuando el doctor me cargó empecé a llorar en La Mayor Sostenido. Un preludio de lo que vendría los próximos 50 años. Me llevó cargado hasta el vidrio donde estaban mi papá y mi abuelita. Me levantó y les hizo ver con bastante tino que yo era un varón. Se abrazaron, saltaron, gritaron y lloraron de alegría. Sí mis queridos amigos. Así fue mi nacimiento, o al menos como me lo cuentan mis padres. Durante 5 décadas ha pasado mucha agua debajo del puente. He vivido tantas experiencias que algunas parecieran un guion de película. Hoy quiero repetir parte de la letra de una canción que interpreta Mercedes Sosa. “Gracias a la vida que me ha dado tanto”. No sé qué vendrá ni cuánto me queda. Pero mientras llega el momento de partir disfrutaré cada segundo que Dios me regale. He tomado la decisión de no complicarme innecesariamente. Serviré a la gente por medio de lo que sé hacer. Lo que se pueda resolver lo resolveré y lo que no, no. Voy a gozarme con los detalles que no cuestan dinero. Agradezco mucho que se haya tomado unos minutos de su vida para leer cómo empezó la mía. Así fue. Así pasó. Ocurrió hace medio siglo…

Ocurrió hace medio siglo...
Ocurrió hace medio siglo...
Ocurrió hace medio siglo...
Ocurrió hace medio siglo...
Ocurrió hace medio siglo...
Ocurrió hace medio siglo...
Temas: