¡¡¡Ánimo!!!, que en los jóvenes está el cambio. | Fabuestereo 88.1

¡¡¡Ánimo!!!, que en los jóvenes está el cambio.

¡¡¡Ánimo!!!, que en los jóvenes está el cambio.

Cada día nos vemos sumergidos en un mundo de noticias desalentadoras. Que el gobierno aquí, que los bloqueos allá, que el alto costo de la vida, que los mareros, las extorsiones, los políticos corruptos, los ríos desviados y, en fin, noticias que, de verdad, harían salir huyendo al propio Superman. Si agregamos que vivimos en una paranoia constante en la que, sin dudar, creemos cualquier “bola” que nos cuentan y en la que consideramos palabra de Dios todo lo que se lee en las redes sociales, la situación pudiera parecer casi apocalíptica. Es normal que a veces sintamos que este mundo ya no tiene remedio. Sé que existen muchos motivadores, expertos en coaching o predicadores que con discursos ligeros tratan de vendernos espejitos como lo hicieron hace 500 y pico de años. Pero por experiencia les puedo asegurar que en el fondo de sus discursos, como todo en la vida, siempre hay algo positivo que se puede rescatar.

Yo también he pasado por etapas en las que pienso: "Ya no más". Me han dado ganas de agarrar mis tujas y encaminarme rumbo a las tundras del Canadá, irme al desierto de atacama o perderme en lo más profundo del Amazonas. Sin embargo, cuando estoy a punto de darme por vencido, siempre encuentro algún pequeño detalle en los actos humanos que me hacen sentir esperanza nuevamente. Gestos nobles. Actos llenos de bondad. Gente amable, honrada y trabajadora, que inspira con su vida. Incluso, conozco a varias personas que, en apariencia, no tienen nada y aún así sonríen, son amables, comparten y viven felices.

La bondad no tiene religión, posición económica, grupo étnico o ideología política. La bondad es lo opuesto a la maldad. Así como hay cada “firmita” que para qué les cuento, también hay seres humanos que nos inspiran con su diario actuar. Debemos enseñar a nuestros jóvenes que en la vida no solo se trata de pedir, criticar o protestar. Que como ciudadanos responsables debemos aportar y no solo consumir. Hacer y no solo hablar. Construir y no solo destruir. Ser respuestas y no solo parte del problema. Yo creo en los patojos. No dudo que habrá gente que tal vez no comparta la manera en la que pienso. Está bien. Es solo mi opinión, sin embargo, creo que existen tres pensamientos populares que me parecen son guías extraordinarias para aplicarlas a Guatemala:

1- Hablando se entiende la gente.
2- No hagas a otro lo que no quieras que te hagan a ti.
3- Y el respeto al derecho ajeno nos permitirá conservar la dentadura completa, jé.

¡¡¡Ánimo!!!, que en los jóvenes está el cambio.

¡¡¡Ánimo!!!, que en los jóvenes está el cambio.
¡¡¡Ánimo!!!, que en los jóvenes está el cambio.
Temas: